Este es tu sitio si quieres hablar del misterio pero no sabes dónde hacerlo.
  • Avatar de Usuario
Seguidores: 0
Favoritos: 0
Vistas: 74
Avatar de Usuario
Por Zeraph
Verificado
#493
Uno de los grandes problemas de la tecnología actual es la autonomía de las batería y su vida útil que, por ejemplo, para los móviles es de unos pocos años por lo que encontrar una pila que sea capaz de almacenar y mantener su composición por más tiempo es una prioridad para la ciencia y la tecnología.
Aún así nos preguntamos:

¿Puede una batería durar externamente?

La respuesta a esta pregunta es sí, (o al menos eso parece) yla respuesta se encuentra en un el vestíbulo del Laboratorio Clarendon de la Universidad de Oxford en el Reino Unido.

El dispositivo en cuestión, oficialmente conocido como Clarendon Dry Pile (pila seca de Clarendon), consiste en una bola de metal suspendida que se mueve de un lado a otro entre dos pequeñas campanas que se encuentran debajo de dos pilas secas. La pelota que golpea las campanas produce un sonido de timbre con cada impacto. Aunque a simple vista parece un dispositivo simple, está lejos de serlo.

Más de 180 años después de su fabricación, la campana eléctrica de Oxford ha sonado más de 10 mil millones de veces. Y el secreto está en la batería que alimenta este dispositivo. Nadie ha descubierto aún la composición de la batería, y los científicos esperan desesperadamente que se agote para investigar su contenido.

Por el momento, la batería no muestra signos de descarga, incluso el Libro Guinness de los Récords la llamó "la batería más duradera del mundo" por todo tiempo que ha estado en funcionamiento.

Imagen

Historia de la campana eléctrica de Oxford

En la década de 1800, Robert Walker, profesor de física en la Universidad de Oxford, adquirió este interesante dispositivo.

El dispositivo, fabricado por los fabricantes de instrumentos Watkins & Hill, consta de dos campanas de latón, cada una debajo de una batería seca, entre las cuales cuelga una esfera de metal para hacer un sonido de timbre a una frecuencia de 2 Hz. El dispositivo se creó originalmente como parte de un experimento similar a muchos otros que se llevan a cabo en laboratorios de toda Europa.
Pero esta campana era especial, diferente, y lo que la hacía especial era su batería.

Cuando la esfera golpea una de las campanas, la batería de cerdas secas correspondiente libera una pequeña carga, lanzando la esfera a la otra campana. El proceso se repite una y otra vez, creando así un sonido de timbre.

Y debido a que solo pasa una pequeña cantidad de carga entre las campanas, la batería se agota muy poco a medida que continúa sonando, lo que lo convierte en uno de los experimentos científicos de mayor duración en el mundo.

Pero ahí está el "problema": desde entonces, la batería ha estado funcionando durante más de 175 años, y su secreto radica en la composición interna de la batería de "fibras o hilos secos".

Los científicos sugieren que la composición puede consistir en capas alternas de una lámina metálica y papel recubierto con dióxido de manganeso, de varios miles de capas o discos de espesor. La batería también está recubierta con una capa aislante de azufre fundido para protección contra la intemperie.

“No se sabe de qué están hechas las baterías, pero está claro que el revestimiento exterior está compuesto de azufre, y esto compacta las celdas y el electrolito. Baterías similares a estas fueron fabricadas por Zamboni, cuyas baterías consistían en unos 2.000 pares de discos de papel de aluminio pegados a papel impregnado con sulfato de zinc y recubierto por el otro lado con dióxido de manganeso.“
Hasta la fecha, la campana ha sonado aproximadamente 10 mil millones de veces, pero el sonido es apenas audible porque la carga generada es tan pequeña que la bola de metal apenas toca las campanas. Sin embargo, ¿cómo puede funcionar exactamente durante tanto tiempo? Nadie lo sabe con certeza.

Imagen
El equipo de Oxford está esperando que la batería se agote y que se desmonte el mecanismo, pero por ahora, no tienen más remedio que hacer conjeturas sobre su composición.

a la espera

La campana encerrada en vidrio suena sin parar y no muestra signos de que vaya a detenerse de momento, y los investigadores temen que abrir la caja prematuramente pueda dañar el sistema.


Aunque la ciencia está a la espera que este experimento llegue a su fin para continuar con la investigación, nos puede quedar cierto tipo de nostalgia porque esta máquina eterna llegue a su fin.

La historia de fantasmas del niño con los b[…]

Durante mucho tiempo hemos estado fascinados por e[…]

Pues la verdad es que estos temas me parecen muy i[…]

Buenos días: Creo que es un problema de pe[…]

Efectivamente compañero. Tal vez este no se[…]

Sobre lo de ser magufo...

Muy interesante,como cada post tuyo @Festina Un[…]

No lo podrían haber descrito mejor, fibra i[…]

NUESTRA PORTADA