Criaturas, animales mitológicos y otras leyendas.
  • Avatar de Usuario
Seguidores: 0
Favoritos: 0
Vistas: 171
Avatar de Usuario
Por Zeraph
Verificado
#225

clairvius Narcisse

El hombre entró en l'Estere, un pueblo en el centro de Haití, se acercó a una campesina llamada Angelina Narcisse y se identificó como su hermano Clairvius. Si él no se hubiera presentado usando un apodo de la infancia y mencionado hechos que solo los miembros íntimos de la familia conocían, ella no le habría creído, porque, dieciocho años antes, Angelina se había parado en un pequeño cementerio al norte de su pueblo y había visto cómo enterraban a su hermano Clairvius.

Imagen
El hombre le dijo a Angelina que recordaba bien esa noche. Supo cuando lo bajaron a su tumba, porque estaba completamente consciente, aunque no podía hablar ni moverse. Cuando arribaron la tierra sobre su ataúd, sintió como si estuviera flotando sobre la tumba. La cicatriz en su mejilla derecha. dijo, fue causada por un clavo que atravesó su ataúd.
La noche en que lo enterraron, le dijo a Angelina, un sacerdote vudú lo levantó de la tumba. Lo golpearon con un látigo de sisal y lo llevaron a una plantación de azúcar en el norte de Haití donde, junto con otros zombis, lo obligaron a trabajar como esclavo. Solo con la muerte del maestro vudú pudieron escapar, y Narcisse finalmente pudo volver a casa.

En la época en la que Narcisse reapareció, en 1980, dos mujeres aparecieron en otras aldeas diciendo que habían sido "traídas a la vida" y convertidas en zombies. En el mismo año, en el norte de Haití, los campesinos locales afirmaron haber encontrado un grupo de zombis vagando sin rumbo por los campos.

ImagenPortada de la edición de enero-febrero de 1986 de Harvard Magazine

Pero el caso de Narcisse fue diferente en un aspecto crucial; su muerte fue documentada. Había sido registrada por médicos en el Hospital Schweitzer dirigido por estadounidenses en Deschapelles. El 30 de abril de 1962, según muestran los registros del hospital, Narcisse entró en la sala de emergencias del hospital escupiendo sangre, estaba febril y con muchos dolores por todo su cuerpo.
Los médicos no pudieron diagnosticar su enfermedad y sus síntomas empeoraron hasta que a los tres días de haber ingresado al hospital, según consta en los registros, falleció. Los médicos que lo atendieron, entre ellos un estadounidense, firmaron su certificado de defunción. Su cuerpo fue colocado en una cámara frigorífica durante veinte horas y luego fue enterrado. Narcisse dijo que recordaba haber escuchado a los médicos declararlo muerto mientras su hermana lloraba junto a su cama.

la investigación

En el Centro de Psiquiatría y Neurología de Puerto Príncipe, el Dr. Lamarque Douyon, un psiquiatra formado en Canadá y nacido en Haití, ha estado investigando sistemáticamente todos los informes de zombis desde 1961. Aunque estaba convencido de que los zombis eran reales, no había podido encontrar una explicación científica para el fenómeno. No creía que los zombis fueran personas resucitadas de entre los muertos, pero eso no los hacía menos interesantes. Especuló que las víctimas solo parecían muertas, probablemente por medio de una droga que ralentizaba drásticamente el metabolismo. La víctima, creía Douyon, era enterrada, desenterrada en unas pocas horas y de alguna manera despertada.

El caso Narcisse proporcionó a Douyon evidencia lo suficientemente fuerte como para justificar una solicitud de asistencia a colegas en Nueva York. Douyon quería encontrar un etnobotánico, un experto en medicina tradicional, que pudiera rastrear la poción zombie que estaba seguro de que existía. Consciente del potencial médico de un fármaco que podría reducir drásticamente el metabolismo, un grupo organizado por el difunto Dr. Nathan Kline, psiquiatra de Nueva York y pionero en el campo de la psicofarmacología, recaudó los fondos necesarios para enviar a alguien a investigar.

La búsqueda los llevó al Museo Botánico de Harvard, uno de los institutos de etnobiología más importantes del mundo. Su director, Richard Evans Schultes, profesor de biología de Jeffrey, había pasado trece años en los trópicos estudiando medicinas nativas. Uno de sus trabajos más conocidos es la investigación del curare, la sustancia utilizada por los nómadas de la Amazonía para envenenar sus dardos. Refinado en un poderoso relajante muscular llamado D-tubocurarine, ahora es un componente esencial de la anestesia utilizada durante casi todas las cirugías.

Dado que Schultes se encontraba demasiado ocupado recomendó a otro etnobotánico de Harvard para la tarea, Wade Davis, un canadiense de 28 años que busca un doctorado en biología.

Davis no sabía nada sobre la isla caribeña, y nada sobre las tradiciones africanas, que sirven como base cultural de Haití. Desde luego, no creía en los zombis, e incluso llegó a pensar que se trataba de una broma.

Davis aterrizó en Haití una semana después de su conversación con Schultes, llevaba una hipótesis sobre cómo podría fabricarse la droga zombi, si existiera. Davis descubrió que la gran mayoría de los campesinos haitianos practican el vudú; una religión sofisticada con raíces africanas.

el polvo mágico

David llegó a Haití con los nombres de varios contactos. Un reportero de la BBC familiarizado con el caso Narcisse le había sugerido hablar con Marcel Pierre. Pierre era dueño del Eagle Bar, un burdel en la ciudad de Saint Marc y también era un hechicero vudú y había suministrado a la BBC un polvo activo de ingredientes desconocidos. Davis lo encontró dispuesto a negociar. Le dijo a Pierre que era un representante de "poderosos pero anónimos intereses en Nueva York", dispuesto a pagar generosamente por los servicios del sacerdote, siempre que no se hicieran preguntas. Pierre accedió a ser útil por lo que Davis solo dirá que fue una "suma considerable". Davis pasó un día viendo a Pierre reunir los ingredientes, incluidos huesos humanos, y molerlos con mortero y mano.

Imagen
Tres semanas después, Davis volvió al Eagle Bar, donde encontró a Pierre sentado con tres socios. Davis lo desafió y lo llamó charlatán. Enfurecido, el sacerdote le dio una segunda ampolla, alegando que ese era el verdadero veneno. Davis fingió verter el polvo en su palma y frotarlo en su piel. “Eres hombre muerto”, le dijo Pierre, y podría haberlo sido, porque este polvo resultó ser genuino. Pero, como la sustancia en realidad no lo había tocado, Davis pudo mantener su bravuconería y Pierre quedó impresionado. Estuvo de acuerdo en hacer el veneno y enseñarle a Davis cómo se hacía.

ingredientes milagrosos

El polvo, que Davis guarda en un pequeño frasco, parece tierra negra y seca. Contiene partes de sapos, gusanos de mar, lagartijas, tarántulas y huesos humanos. (Para obtener el último ingrediente, él y Pierre desenterraron a un niño en un viaje nocturno al cementerio). El veneno se frota en la piel de la víctima. En cuestión de horas comienza a sentir náuseas y comienza la dificultad para respirar. Una sensación de hormigueo le afecta los brazos y las piernas, luego progresa a todo el cuerpo. El sujeto se paraliza; sus labios se vuelven azules por falta de oxígeno. Rápidamente, a veces dentro de las seis primeras horas, su metabolismo se reduce a un nivel casi indistinguible de la muerte.
Uno de los ingredientes que Pierre incluyó en una segunda fórmula fue un pescado seco, una especie de pez globo, común en la mayor parte del mundo. Muchos de estos peces contienen un poderoso veneno conocido como tetrodotoxina. Uno de los venenos no más poderosos conocidos por el hombre, la tetrodotoxina apareció en cada muestra de polvo zombie que obtuvo Davis del brujo.

Existen numerosos relatos bien documentados de envenenamiento por pez globo. pero los relatos más famosos provienen de Oriente, donde el pez fugu , una especie de pez globo, se considera un manjar. En Japón, los chefs especiales tienen licencia para preparar fugu . El chef elimina suficiente veneno para que el pescado no sea letal, pero queda suficiente para crear efectos fisiológicos estimulantes: hormigueo arriba y abajo de la columna, picor leve en la lengua y los labios, euforia. Varias docenas de japoneses mueren cada año habiendo mordido más de lo debido.

Davis estaba seguro de haber resuelto el misterio. Pero lejos de ser el final de su investigación, identificar el veneno fue, de hecho, su punto de partida. “La droga por sí sola no crea zombis”. “Las víctimas japonesas del envenenamiento por pez globo no se convierten en zombis, se convierten en víctimas del veneno.

Al estudiar la literatura médica sobre el envenenamiento por tetrodotoxina, Davis descubrió que si una víctima sobrevive las primeras horas del envenenamiento, es probable que se recupere por completo de la terrible experiencia. El sujeto simplemente revive espontáneamente. Pero los zombis haitianos permanecen sin voluntad, en un estado de trance, una condición que los vodounistas atribuyen al poder del sacerdote. Davis cree que es posible que el trauma psicológico de la zombificación pueda aumentar con Datura, una planta con propiedades psicoactivas extraordinarias, es una planta asociada con la magia y la brujería. El piensa que los zombis pueden ser alimentados con una pasta de Datura que acentúa su desorientación. Aun así, pone en perspectiva la base material de la zombificación: "La tetrodotoxina y la datura son solo plantillas en las que las fuerzas culturales y las creencias pueden amplificarse mil veces".

Aún así el proceso de zombificacion sigue siendo prácticamente un misterio y aunque se tienen conocimientos sobre su posible origen, este no queda del todo claro. Para los haitianos lo que realmente causa miedo no es el zombie en si, si no llegar a convertirse en uno de ellos.

La historia de fantasmas del niño con los b[…]

Durante mucho tiempo hemos estado fascinados por e[…]

Pues la verdad es que estos temas me parecen muy i[…]

Buenos días: Creo que es un problema de pe[…]

Efectivamente compañero. Tal vez este no se[…]

Sobre lo de ser magufo...

Muy interesante,como cada post tuyo @Festina Un[…]

No lo podrían haber descrito mejor, fibra i[…]

NUESTRA PORTADA