Este es tu sitio si quieres hablar del misterio pero no sabes dónde hacerlo.
  • Avatar de Usuario
  • Avatar de Usuario
Seguidores: 0
Favoritos: 0
Vistas: 1841
Avatar de Usuario
Por Zeraph
Verificado
#665
Hisashi Ouchi era uno de los técnicos que trabajaban en una instalación operada por JCO (anteriormente Japanese Nuclear Fuel Conversion Co.) en Tokai de la prefectura de Ibaraki. Es una de las dos muertes del accidente nuclear de Tokaimura que lo expuso, quizás, a la mayor cantidad de radiación que un ser humano haya expuesto hasta ahora. El valor ético de su prolongado tratamiento y esfuerzos por mantenerlo con vida, que duró casi tres meses a pesar de sus deseos y el dolor que tuvo que soportar, fue cuestionado y los esfuerzos recibieron críticas.

ImagenHisashi Ouchi, el humano más irradiado de la historia.

El accidente ocurrió el 30 de septiembre de 1999, cuando Hisashi Ouchi y dos de sus colegas agregaron una séptima cubeta de solución acuosa de nitrato de uranilo a un tanque de precipitación. Al agregarlo, el tanque alcanzó una etapa crítica y comenzó una reacción en cadena de fisión nuclear que liberó una intensa radiación gamma y de neutrones.
Hisashi Ouchi, Masato Shinohara y Yutaka Yokokawa estaban preparando un pequeño lote de combustible, el primero en tres años, para el reactor de Joyo. Ouchi era, de los tres, el más cercano al tanque de precipitación, mientras que Shinohara estaba de pie en una plataforma y Yokokawa se encontraba sentado en un escritorio a cuatro metros de distancia. Cuando el tanque alcanzó el punto más crítico, los tres pudieron ver un destello azul, posiblemente radiación Cherenkov. Acto seguido, se activaron las alarmas de radiación gamma del laboratorio. Este es el segundo desastre nuclear que ocurre en Tokaimura y se considera el peor accidente nuclear civil en Japón antes del desastre nuclear de Fukishima Daiichi.

Durante el accidente, Ouchi estuvo expuesto a 17 sieverts de radiación, siendo 8 sieverts normalmente considerados fatales y 50 milisieverts siendo el límite máximo de dosis anual permitida para los trabajadores nucleares japoneses.
El cubo de solución acuosa vertida en el tanque contenía 16 kg de uranio, mientras que el límite de uranio del tanque de precipitación era de solo 2,4 kg. Ouchi recibió 17 sieverts (sv) de radiación, Shinohara recibió 10 sv y Yokokawa 3 sv. Ouchi experimentó dolor, náuseas y dificultades para respirar inmediatamente y perdió el conocimiento en la cámara de descontaminación después de vomitar. Aunque no hubo explosión, hubo una liberación progresiva de productos de fisión pesados ​​y la reacción en cadena duró casi 20 horas.

Imagen
La exposición de Ouchi a la radiación fue tan grave que sus cromosomas fueron destruidos y su recuento de glóbulos blancos se desplomó hasta casi cero. La mayor parte de su cuerpo tenía quemaduras graves y sus órganos internos sufrieron graves daños.
Ouchi se considera la primera víctima mortal de su tipo en Japón, quizás la única persona que haya recibido una cantidad tan grande de radiación en tan poco tiempo. Se cree que la cantidad de energía radiactiva a la que estuvo expuesto es equivalente a la que podía haber recibido en el hipocentro del bombardeo atómico de Hiroshima. La fuerte radiación destruyó por completo su cuerpo, incluido su ADN y su sistema inmunológico. Según el libro A Slow Death: 83 Days of Radiation Sickness, “Ninguno de los cromosomas de Ouchi podría haberse identificado ni ponerse en orden”.

A medida que su condición empeoró, fue trasladado al Hospital de la Universidad de Tokio y, según se informa, se sometió a la primera transfusión de células madre periféricas del mundo. También recibió muchas transfusiones de sangre, fluidos y medicamentos que aún no estaban disponibles en Japón. También tuvo que someterse a varios trasplantes de piel que no pudieron evitar la pérdida de líquidos a través de los poros. Después de ser tratado durante una semana, Ouchi logró decir: "No puedo más... No soy un conejillo de indias". Sin embargo, los médicos siguieron tratándolo y tomando medidas para mantenerlo con vida, lo que solo aseguró una muerte muy lenta y muy dolorosa.

Imagen

83 días de agonía

Después de 83 días de lucha, Ouchi murió por fallo multiorgánico, el 21 de diciembre de 1999.

El 27 de noviembre, el corazón de Ouchi dejó de funcionar durante 70 minutos, pero los médicos lograron mantenerlo vivo con transfusiones de sangre, líquidos y varios medicamentos para estabilizar su presión arterial y su pulso. Finalmente, el 21 de diciembre, su corazón falló y los médicos no lo resucitaron diciendo que su familia quería que tuviera una muerte tranquila.

Fuentes: wikipedia.org | JCO
Temas Relacionados
Temas Estadísticas Último mensaje
Muere el hombre más solitario del mundo
por Zeraph    - en: Cajón de sastre
0 Respuestas 
197 Vistas
por Zeraph
El hombre de las dos caras
por Admin    - en: Naturaleza
0 Respuestas 
541 Vistas
por Admin
Mothman: el hombre polilla
por Zeraph    - en: Misterios modernos | Leyendas Urbanas
1 Respuestas 
402 Vistas
por Arcadia
Ni uno ni hombre
por Rontu    - en: Concurso de microrrelatos
0 Respuestas 
154 Vistas
por Rontu
0 Respuestas 
476 Vistas
por Zeraph
La leyenda de El silbón

Una de las leyendas más conocidas de Venezu[…]

Un destacado micólogo y amante de la cienci[…]

El 31 de enero de 1971, el comandante Alan Shepard[…]

Bajo las montañas del Elba, en el sureste d[…]

Cuando pensamos en la misión espacial Apolo[…]

En el verano de 1937, comenzaron a aparecer histor[…]

El 25 de enero de 2023, un TikToker comparti&oacut[…]

INICIO. ACOSADO POR UNA I.A

1857. IMPORTANTE INVESTIGACION VER LINKS EN COMENT[…]

NUESTRA PORTADA