El mundo paranormal al completo. Todo aquello que no tiene explicación racional tiene su lugar aquí.
  • Avatar de Usuario
Seguidores: 0
Favoritos: 0
Vistas: 118
Avatar de Usuario
Por Zeraph
Verificado
#527
Pediofobia: es el miedo a las muñecas. La cultura pop ha hecho un gran trabajo al convertir el antiguo juguete infantil en un potencial recipiente del mal, y aunque reconocemos racionalmente que las muñecas no van a cobrar vida, es común que ciertas personas sientan temor a la mirada de sus ojos fríos y sin vida. Hoy hablaremos de Okiku, una muñeca japonesa supuestamente encantada que tiene la "capacidad" de hace que su premio crezca

la historia

Según la historia de Okiku, la muñeca fue comprada por un chico de diecisiete años llamado Eikichi Suzuki durante una visita a Sapporo para una exhibición marina en 1918. La muñeca fue un regalo de sus viajes para su hermana de dos años. llamada Okiku. Cuando la compraron inicialmente, la muñeca tenía un peinado llamado 'okappa', similar a un corte bob, que es popular entre las muñecas japonesas. Okiku amaba su nueva muñeca que sirvió como compañera de la niña hasta que murió repentinamente a la edad de tres años de una enfermedad que describieron como un resfriado. Devastada por su pérdida, la familia de Okiku puso su muñeca favorita en el altar de la casa donde rezaron en memoria de Okiku. En poco tiempo, la familia notó que el cabello de la muñeca de Okiku había comenzado a crecer, como si el cabello estuviera en la cabeza de un humano. La familia llegó a la conclusión de que el espíritu inquieto de Okiku, que murió tan joven, ahora estaba dentro de su amada muñeca.

Imagen
La muñeca permaneció con la familia de Okiku hasta 1938 cuando se mudaron a Iwamizawa en Hokkaido y entregaron la muñeca al Templo Mennenji donde permanece consagrada hasta el día de hoy. Ahora se le conoce como Okiku en honor a su antigua dueña. Algunos creen que el cabello que continúa creciendo en su cabeza es el cabello de Okiku.

el pelo de Okiku

El crecimiento del cabello de Okiku no se detuvo cuando encontró un nuevo hogar en el Templo Mennenji. Supuestamente, su cabello recortado creció casi 25 cm durante el comienzo de su estadía en el templo y aún requiere recorte para evitar que crezca fuera de control. Se dice que el sacerdote que le corta el cabello recibió un mensaje de Okiku en sus sueños pidiéndole que le mantuviera el cabello recortado.
Imagen

Se dice que el templo se niega a permitir que la muñeca sea desmontada y analizada. Otros afirman que el templo permitió que se examinara parte del cabello recortado, lo que determinó que efectivamente era el cabello humano. Y si la historia de Okiku no es lo suficientemente espeluznante, algunos visitantes dicen haber visto la boca de la muñeca abriéndose lentamente para revelar un conjunto de dientes humanos. Ya sea que algo de esto es cierto o no, Okiku continúa intrigando y asustando a los visitantes de su santuario hasta el día de hoy con su toque personal en el siempre espeluznante mundo de las muñecas embrujadas.
Temas Relacionados
Temas Estadísticas Último mensaje
Sessho-seki: la piedra de la muerte japonesa
por Zeraph    - en: Cajón de sastre
2 Respuestas 
351 Vistas
por drmisterio

La historia de fantasmas del niño con los b[…]

Durante mucho tiempo hemos estado fascinados por e[…]

Pues la verdad es que estos temas me parecen muy i[…]

Buenos días: Creo que es un problema de pe[…]

Efectivamente compañero. Tal vez este no se[…]

Sobre lo de ser magufo...

Muy interesante,como cada post tuyo @Festina Un[…]

No lo podrían haber descrito mejor, fibra i[…]

NUESTRA PORTADA